20 de julio de 2024

Las privatizaciones, más cerca de quedar afuera

El bloque de Pichetto avisó que no apoya las privatizaciones y el oficialismo tuvo que aceptar porque no le dan los votos para insistir.

El día de la sesión por la ley Bases y el Paquete Fiscal en Diputados se acerca y las negociaciones se intensifican. Los funcionarios del gobierno estuvieron este lunes en Diputados reunidos con los bloques dialoguistas. Así, el dictamen comenzó a delinearse, pero surgieron sorpresas. La más importante fue la del bloque Hacemos Coalición Federal (HCF) que lidera Miguel Ángel Pichetto. Este bloque anticipó que no darán los votos necesarios para la privatización de Aerolíneas Argentinas, el Correo Argentino y los medios públicos, que habían sido retirados de la ley por el gobierno antes del tratamiento de la ley Bases en el Senado. «Sostenemos el funcionamiento del sistema bicameral. Lo que apartó y no trató el Senado, no puede incorporarlo Diputados», dijo el líder de HCF a la salida de la reunión en Diputados y confirmó que la votación de la Ley Bases sería con todas las correcciones que hizo el Senado adheridas, y de una vez –no por capítulos–. El paquete fiscal, en tanto, sería por partes y allí los bloques aliados insistirán, tal como quiere el gobierno, con la vuelta del impuesto a las ganancias y bienes personales que habían sido dados de baja en la Cámara alta. Este martes habrá más reuniones: de los distintos bloques; entre los bloques dialoguistas con gobernadores (a las 12) y entre los dialoguistas y el gobierno (a las 13).

En la reunión con el gobierno de este lunes estuvo presente el vicejefe de gabinete, José Rolandi y la secretaria de Planeamiento Estratégico, María Irazabal Murphy. Por parte de los diputados estuvieron, además de Pichetto, Oscar Agost Carreño y Emilio Monzó, (HCF) los radicales representados por Karina Banfi, Alejandro Cacace, Carla y Soledad Carrizo y por el Pro Silvia Lospennato y Silvana Giudici, entre otros. 

Ley Bases: todo junto y la versión del Senado

El bloque de HCF se había reunido antes del encuentro con el gobierno y, en 40 minutos, sentaron postura. Pichetto cruzó a las oficinas de Martín Menem, se sentó en la mesa con una pila de carpetas y dijo: «Estuve estudiando todo el fin de semana y acá hay un argumento jurídico: Lo que retiraron antes de la votación general en el Senado ni siquiera fue tratado y solo tenemos que tratar en Diputados lo que está en la versión del Senado. Eso ni siquiera entró en la versión taquigráfica. Moratoria lo mismo», disparó. 

Luego, al salir, Pichetto argumentó: «En el caso de la moratoria previsional y las privatizaciones de Aerolíneas Argentinas, el Correo y los medios públicos, el miembro informante, Bartolomé Abdala, dijo al comienzo de la sesión en el Senado que el gobierno los retiraba de la ley y esas privatizaciones ni siquiera formaron parte de la discusión». Pichetto explicó que, por ese motivo, Diputados no puede expedirse al respecto e insistir con la versión original.

Antes, Pichetto había hablado por teléfono con Lospennato (PRO) y con Rodrigo de Loredo (UCR). Los radicales tendrán una reunión de bloque este martes a las 9 y ahí terminarán de definir su postura. Hacia el interior del bloque hay posicionamientos contrapuestos en muchos temas. Los dos diputados, en privado, le habrían dicho a Pichetto que estaban de acuerdo con respetar la postura del Senado en la Ley Bases, pero no lo admitieron en público. «El PRO nos va a echar la culpa a nosotros de que no queremos volver con las privatizaciones. Coinciden, pero no te lo van a decir», disparó Pichetto.

Sin los votos de HCF, el gobierno no tendría las voluntades necesarias para insistir con las privatizaciones de esas tres empresas. Desde Balcarce 50 querían, sin respetar los acuerdos que había hecho en el Senado, insistir con privatizarlas por más que habían acordado con los senadores sacarlas. De hecho, luego de lo que dijo Pichetto, los representantes del gobierno –Irazábal, sobre todo– insistió hasta último momento con el afán privatizador. Cerca de Milei admiten que, si es por ellos, privatizarían «hasta la Casa Rosada». 

Un asesor de extrema confianza del Presidente que estuvo al tanto de todas las negociaciones y habló con la mayoría de los actores involucrados, tras enterarse que no votarían esas privatizaciones le escribió un mensaje a un referente del bloque de HCF: –«Me dicen que el bloque de ustedes no vota privatizaciones»…., se quejó. Desde HCF le habrían respondido: «Y sí.. es lo que sacó el Gobierno». En Casa Rosada consideran que la postura no es jurídica, sino política: «Es un argumento jurídico extraño porque, en última instancia, lo que impera es la voluntad política. Buscan un artilugio jurídico, que es discutible, para no votar algo que ya habían votado», espetan.

Desde HCF pidieron también que el gobierno no tensione la discusión y que desde la Rosada no salgan a hacer declaraciones rimbombantes, como las que suele hacer el Presidente, o salgan a echarle la culpa al bloque de Pichetto por no lograr las privatizaciones. «No queremos que mientan. El que sacó esas privatizaciones de la discusión fue el gobierno y ahora se tienen que hacer cargo«, dicen. 

Cuando se votó la ley bases en Diputados, Pichetto votó a favor de las privatizaciones de todas las empresas, sin embargo, ahora opina que «hay que darle carácter serio al tema y evitar la judicialización. Dentro de Bases hay cosas muy importantes como el RIGI y, por tratar de meter privatizaciones podemos judicializar todo«. 

Paquete Fiscal: Por partes y con la vuelta de ganancias y bienes personales

A diferencia de lo que pasará con la ley Bases, donde se insistiría con la versión del Senado –y a libro cerrado– es distinto el caso del paquete fiscal. Allí los diputados no respetarán la voluntad del Senado y votarán por el regreso de la cuarta categoría del impuesto a las ganancias y de bienes personales. Sí, dicen, existe la posibilidad de que acepten las modificaciones que se hicieron en lo vinculado al blanqueo y que sostengan el monotributo social.

Antes de tomar la definición final, sin embargo, los diputados quieren tener dos reuniones clave mañana: primero con los gobernadores y después otra con el gobierno. Necesitan que sean ellos los que pidan los votos para quedar libres de culpas. Luego de participar de un acto en la AMIA, cerca de las 12, los gobernadores irán al Congreso a ver a los dialoguistas. Allí estarán los de JxC como el de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, el de Entre Ríos, Rogelio Frigerio y Alfredo Cornejo, de Mendoza, pero también fueron invitados el de Córdoba, Martín Llaryora y el de Salta, Gustavo Sáenz. Pichetto le pidió especialmente a Frigerio que sume a Ignacio Torres, de Chubut, que está en contra de ganancias, como el resto de los patagónicos. Aún no se sabe si asistirá.

Una vez que termine esa reunión los dialoguistas volverán a reunirse con el gobierno. Otro de los temas con los que insistirán, sobre todo el radicalismo y la Coalición Cívica es con el artículo de gasto tributario. La idea no habría agradado al PRO ni a LLA, pero lo harán igual para presionar y, también, por un mero gesto simbólico/político. Saben que no tienen los dos tercios para lograrlo, pero buscarán exponer a los que voten en contra y tengan el discurso de reducir el déficit fiscal. «Molestó que el Presidente nos llame degenerados fiscales por querer mejorar la situación de los jubilados y que ahora le quieran sacar impuestos a los más millonarios del país», dicen.

El martes será la hora de los poroteos finales para ver si el Gobierno tiene los votos necesarios para restituir Ganancias y Bienes Personales. En el oficialismo quieren que se vote por separado porque tendrían votos diferentes para cada tema –habría más voluntades para bienes personales que para ganancias–.