20 de julio de 2024

Guaraní a la semifinal del provincial

En un áspero partido, los franjeados consiguieron la victoria a tres minutos del final y en los penales fue efectivo, y su arquero contuvo dos.

Al igual que en la anterior llave, Guaraní debía remontar un resultado adverso; había perdido en Iguazú ante Central por dos a uno.

Los dirigidos por Martin Lezcano no se la hicieron fácil, con un esquema bien cerrado atrás, tres volantes y dos hombres en ataque, le fueron obstruyendo los caminos a los franjeados, que de todos modos no eran muy claros en los últimos metros, como para inquietar al golero visitante.

Asimismo y con la picardía usual en el fútbol y la complicidad del árbitro, los primeros 45 minutos fueron cortados, más peleado que jugado y con escasas situaciones netas. Demasiado poco, pero previsible en estas definiciones.

En el segundo tiempo, siguió siendo Guaraní el que proponía, lógicamente que era su necesidad la que lo empujaba, pero una y otra vez, la última línea de Central, cada vez más numerosa, no se lo permitió.

Recién y cuando Central se disponía a saborear el pase a semifinal, llegó una jugada individual de Enzo Kalen que termina con fuerte disparo que vence al buen golero Alves. 1 a 0 a los 42 minutos de la segunda parte.

¿Premio? Quizás sí, porque fue a buscar lo que necesitaba y castigo para Central Iguazú que se preocupó en demasía por defender y no ser profundo en ataque, incluso cuando el local se quedó con 10 por la expulsión de Florentín a los 5 minutos de la segunda parte.

¿Los penales? Apareció Pablo Sequeira, quién no es habitual titular del arco de Guaraní para convertirse en héroe y detener dos disparos, mientras que sus compañeros lograban convertir todos. 4 a 2, en los tiros de penal y así selló Guaraní su pase a las semis del Provincial. Espera al ganador de la llave entre Luz y Fuerza de Iguazú y Libertad de El Soberbio que se disputa el próximo martes.

El arbitraje una vez más en el ojo de la tormenta

Durante el juego entre Guaraní y Central hubo mucho roce y gritos de gol que no valieron. En total fueron 3 anulados para el franjeado que reclamó y mucho. Dos posiciones adelantadas y una pelota que no terminó ingresando al arco fueron las jugadas que terminaron con anulación por parte de la terna arbitral.

El obereño Carlos De Lima, no sólo por fallos equivocados fue muy criticado. Su actitud permitió que se perdiera mucho tiempo entre las discusiones, supuestas lesiones y reclamos que le quitaron espacio a los que la gente fue a ver: un juego de fútbol.