16 de junio de 2024

Con críticas afuera y adentro, Cristina busca alinear la tropa

«Si hubiéramos adoctrinado en los colegios, el no sería presidente», declaró Cristina ante una multitud en Quilmes.

En el Microestadio Presidente Néstor Kirchner inaugurado en Quilmes, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se expidió frente a una multitud que completó la capacidad del lugar, sobre la situación actual y aprovechó la ocasión también para hacer una autocrítica propia y al espacio y sus compañeros.

Así aludió a la victoria que la llevó a la vicepresidencia del país recalcando – y repartiendo implícitamente críticas a su compañero de fórmula, el ex presidente Alberto Fernández – que quienes los eligieron «no eran por los modales» sino que querían tener buena calidad de vida, aspecto que hoy «están perdiendo».

Durante todo su discurso, Cristina pidió la unión y también ponerse por sobre las «pavadas». «No podemos ir a un canal de televisión a putear a otro compañero. Cuando vayan a hablar a los canales, vayan a hablar de las cosas que le interesan a la gente. ¿Por qué llega la factura tan alta?».

Además, destacó que la intención del gobierno actual tergiversando la verdad tiene que ver con demonizar lo anterior y propiciar la desmemoria pública. Para hacer frente a eso le pidió a todos los integrantes del espacio «que se formen, que estudien, hay que salir a discutir estas cosas no pelotudeces» y pidió que comiencen a «trabajar para cambiar la vida de la gente».

Pese a su claro apoyo al reclamo exhibido en la masiva marcha universitaria del martes 23, no dudó en reconocer que hay que discutir los temas de la educación, las ausencias, las licencias e incluso dijo que más de una década atrás su intento no fue fértil: «Yo quise tratarlo y me sacaron a los bolsazos».

Para la ex presidenta la discusión y el debate no pueden omitirse: «Tenemos que discutir en serio porque los recursos son escasos y hay que hacerlos valer porque sino lo hacen los otros desde un lugar que no es para que el país crezca».

Dedicó un extenso tiempo dentro de su hora de discurso, para referirse a la energía y las comparó con las marcas de celulares. «Cuando Samsung cobra un valor y Apple otro eso es mercado pero cuando las empresas energéticas que ofrecen un servico público básico suben las tarifas, hay ausencia de Estado».

«Es el insumo de las industrias, comercio, hogares, industrias, universidades.»

La marcha nacional por las Universidades

«No tendríamos tantos universitarios en Argentina sino hubieramos creado tantas universidades, de eso estoy segura» y continuó explicando que de la plantilla de empleados de Mercado Libre y Globant, los titulados en la universidad pública representan el 59% y el 71% respectivamente.

Recordó que el primero que impulsó el régimen de promoción fiscal para las empresa tecnológicas fue Néstor Kirchner en 2007 y puso especial énfasis en Mercado Libre y Globant, ambas empresas unicornio actualmente.

Se preguntó sobre Marcos Galperín, si es normal que el empresario más rico de Argentina siga teniendo el monto de exenciones fiscales que posee actualmente y con el que se podría sostener a todas las universidades públicas del país. «Esto es como cuando promoves a un chico, cuando cumple la mayoría de edad se tiene que arreglar solo. Son grandes empresarios, empiecen a devolver a los argentinos todo lo que el pueblo les dio», reflexionó.