18 de junio de 2024

Un diálogo con custodia federal en el Comando Radioeléctrico.

La asamblea analizaba los pasos a a seguir, aunque solicitaban amnistía total para no recibir sanciones.

Hace unas horas, con la llegada del jefe de la policía de Misiones, comisario general Sandro Martínez a la sede del conflicto, se reinició el diálogo con los representantes de la policía y del servicio penitenciario federal, activos y pasivos que reclaman por aumentos salariales acordes al costo de la canasta básica, y que ya rechazaron dos propuestas por considerarlas «insuficientes».

Previamente la mañana había sido tensa y con muchos movimientos, porque a la cantidad de gente que reclamaba, ayer se habían sumado sectores docentes y hoy un grupo de trabajadores de la salud -ambos también en medio de medidas de fuerza- marcharon desde el mástil hasta avenida Uruguay y Félix Aguirre.

Desde temprano efectivos de Prefectura Naval, Policía Federal y Gendarmería Nacional – de esta jurisdicción ya que aún no había llegado personal de otras provincias a la espera de la solución de este conflicto-rodearon la zona, aunque sin intervenir, a la espera de las decisiones judiciales al respecto, pero indudablemente con la tensión en aumento, más allá de algunos forcejeos.

Tras una hora de conversaciones, uno de los referentes de la protesta, Germán Palavecino explicó a sus camaradas que se habían aclarado ciertos puntos que habían sido motivo de debates en los úiltimos días « la Jefatura no tiene constancia de la toma del edificio del Comando; que se exhibieron las llaves de los móviles policiales “con lo cual se demostró que no se robaron”, afirmó el efectivo y agregó «el compromiso del Gobierno de reiniciar la Mesa de Diálogo con ese acto de presencia. Y Martínez les ratificó que mañana lunes habrá anuncios salariales por parte del gobernador Hugo Passalacqua.

Sin embargo, tras esos anuncios la asamblea permanente en el lugar analizaba algunas cuestiones «importantes» para levantar la manifestación ya que solicitan amnistía para todos y dejar bien claro, si se mantiene el tema de la acusación de «sedición».

Foto: El Territorio