18 de julio de 2024

Crucero y una nueva decepción: perdió como local 1 a 0 ante Central Norte

Ganas y pocas ideas para una nueva derrota. Crucero se cae anímicamente con el correr de los minutos y el gol salteño terminó de hundirlo.

Tal como le viene sucediendo en los últimos partidos como dueño de casa, Crucero del Norte mostró actitud, ganas y deseos de salir del flojo rendimiento en el primer tiempo, pero le faltaron ideas y compañía para Matías Domínguez, que otra vez se debatió en soledad en el ataque colectivero. En la segunda parte, Central Norte se paró mejor, más adelante, presionó y aprovechó la oportunidad que tuvo en los pies de Lesman para doblegar a Josué Ayala y convertir el gol de la victoria salteña.

En el último partido de Federico Rosso como entrenador – adujo razones personales y familiares para dejar la conducción – el equipo de Garupá volvió a demostrar las mismas falencias de los partidos anteriores, luego del arranque que ilusionó en esta etapa.

Sin presiones, salió prolijo desde el fondo, pero le faltó conexión y cambio de ritmo para sorprender a un rival, que con algunas ausencias importantes como la de Diego Magno, salió a esperar y ver si podía sorprender al local, aunque sin preocupar demasiado. Crucero, lo buscó más, es cierto, pero sus intentos se fueron diluyendo en las cercanías del área de Rodríguez, y más allá de aproximaciones no pudo desnivelar.

En la segunda etapa, el técnico visitante, viejo conocedor de la categoría, paró a su equipo más arriba, comenzó a presionar la salida, para evitar que el local subiera hasta tres cuartos de cancha con prolijidad, y le fue quitando la tenencia de la pelota.

En una de esas salidas, de un lateral, se equivocó el fondo de Crucero, Chavarría apretó las marcas y Lesman, en soledad batió a Ayala para anotar el que sería el único gol del partido a los 22 minutos.

Desde allí sobrevino lo mejor del visitante que justificó la diferencia, mientras que el colectivero profundizó sus falencias creativas equivocando el camino para llegar con peligro al arco visitante. El ingreso de Hermann por Romero, le dió un poco más de potencia al ataque local, pero no alcanzó para la igualdad.

De esta manera, Rosso se despide con una nueva derrota, dejando al colectivero lejos de la zona de clasificación.

Es hora que los directivos de Crucero, se tomen las cosas en serio, que dejen de tomar decisiones apresuradas, y que elijan un cuerpo técnico acorde a las expectativas de la institución -siempre que sean las de pelear arriba- y no las de seguir navegando en un mar de incertidumbres como en las últimas temporadas. Se necesita un entrenador con experiencia en esta categoría, que sepa plantear partidos y consiga sacar al plantel del letargo de los últimos encuentros.